¡Dile adiós a estos gastos hormiga!

Todos los días hacemos pequeños gastos que no son necesarios, descubre cuáles son los tuyos y aprende cómo evitarlos.

¡Dile adiós a estos gastos hormiga!

Los gastos hormiga son esas pequeñas cantidades de dinero que gastas en cosas insignificantes, como un café, un cigarrito o un refresco. Al tratarse de compras baratas no se les da mucha importancia, pero si se suman todas de forma semanal o mensual verás que se gasta más de lo que crees.

Debes poner atención a estos gastos y evitar que se conviertan en una plaga en tu economía. Algunos de los ejemplos más comunes de gastos hormiga:

  • El día a día. Ya sea tu café diario, tu cigarrito después de comer, tu botella de agua o la propina del viene viene. Identifica estos pequeños gastos y toma control sobre ellos.
  • Antojos. ¿A quién no se le antoja algo de comer a mediodía? Un chocolate, galletas, papitas, etc. Es mejor incluir de antemano esos pequeños gustitos en la lista de compras y llevarlos desde casa.
  • Comer fuera. A la gran mayoría le gusta comer fuera de casa, disfrutar de un buen pozole o unos tacos. Pero si te es posible deberías de considerar comer en casa más seguido, ya que podrías ahorrar unos pesos. Si no es tu caso, no te preocupes, puedes aplicar otro de los puntos de la lista.

¿Y, tú, qué haces para ahorrar unos pesos? Pequeños cambios como preparar tu comida, o llevar una botella de agua harán las diferencia en tu presupuesto. Cada peso que no gastas es un peso que ahorras.