¿Cómo darle sabor a la vida? Conoce la historia de Juan Antonio

CB
Compartamos Banco

13 mayo 2022

Si nos preguntamos: “¿Cómo darle sabor a la vida?”, puede haber muchas respuestas y una de ellas puede ser con ayuda de los éxitos que cosechamos como es el caso de Juan Antonio.

Conoce la historia de Juan Antonio

 

Ponerle sabor a la vida es una tradición en la familia de Juan Antonio que hasta el día de hoy lleva un negocio completo con especias, chiles y todo lo que grandes restaurantes y clientes necesitan para conservar su sazón. Todo comenzó con su padre que ya llevaba el negocio de las especias y condimentos, de ahí obtuvo el conocimiento y la sabiduría para saber que su trabajo podía crecer. Aprendió del negocio, conoció más clientes y supo que mientras existan personas que busquen un sabor especial, siempre habrá más clientes.

 

“Atorar la carreta” es la sabiduría que le da sabor a la vida

Para tomar la decisión de crecer hasta tener un gran número de unidades, Juan Antonio puso adelante su trabajo y esfuerzo. Las enseñanzas de sus padres sobre cómo medir la calidad de la mercancía, saber a quién comprarle y cómo administrar su negocio, le dieron el empuje que necesitaba para poder soñar en grande. Hay que sobresalir y para eso revisa muy bien cada producto, ve a los clientes en persona y decide cuando algo no tiene la calidad suficiente para regresarlo. Negociar es una fortaleza que toda su vida como emprendedor ha desarrollado y mejorado con el tiempo.

Juan Antonio es una persona tranquila y lleva su vida de esa misma manera. Vive bien y siempre tiene el objetivo de mejorar todos los días que despierta y se pone en camino a trabajar en su negocio. Es trabajador y por eso viaja para entregar su mercancía, así como para conocer a futuros clientes. Si hoy gana un peso, mañana deben ser dos.

La importancia de mantener y aumentar nuestra motivación.

 

Compartamos Banco cambió su negocio de condimentos

¿Cómo darle sabor a la vida? Para lograr sus metas y brindar el sabor que necesitaban sus clientes, Juan Antonio tuvo que crecer y encontró ese apoyo en Compartamos Banco.

Cerca de dónde él vivía se estaba formando un grupo para solicitar el préstamo grupal para mujeres. La señora que estaba formando el grupo, era dueña de una tienda de abarrotes y lo conectó con la asesora de Compartamos Banco quien lo fue a ver y lo llevó hacia el Crédito Individual.

Comenzó desde cero, cumplió los requisitos y empezó con ciclos pequeños hasta ir creciendo y obteniendo los beneficios de la renovación. Juan Antonio tiene claro que cuando te prestan dinero, ese dinero hay que trabajarlo y para eso, hay que saber de tu negocio y ser un gran administrador.

Sin el crédito, no tendría más mercancía para trabajar, empezó con chiles y ahora ya podemos encontrar con él caldo de pollo, de tomate y otras cosas que nos ayudan a darle la sazón que necesitamos todos los días a la comida.

Su sueño con el negocio de los condimentos es que pueda tener más unidades para repartir, trabajadores para su negocio en crecimiento y pueda él disfrutar de toda una vida de trabajo administrando desde un solo lugar sus operaciones.

 

¿Cómo encontrar el sabor de la vida con ayuda de nuestro negocio?

Al emprender, Juan Antonio siempre se ha guiado por un gran sentido de responsabilidad y trabajo. Sabe que cuando tienes dinero o pides un préstamo hay algo muy importante: “Cuando te prestan el dinero, es para que lo hagas crecer”. No hay que usar el dinero para comértelo porque lo vas a perder. Él nos cuenta que si tienes 15 mil pesos, tú los debes de hacer 25 mil. La abundancia se utiliza para crecer y trabajar.

Administrarse es muy importante para él y por eso insiste mucho en que las personas que quieran emprender como él, no se dejen vencer y siempre piensen que un emprendimiento debe crecer.

Juan Antonio nos inspira para seguir trabajando y para multiplicar nuestros éxitos cada día.


Te puede interesar

Cargar más artículos