Ser líder es servir a los demás

Ser líder es servir a los demás

¿Te has puesto en los zapatos de los demás?, seguramente la respuesta es “sí” o “a veces”. Ser servicial con otras personas es una actitud de vida, es sentir el amor y la voluntad de ayudar cuando te necesitan. Ser una persona servicial es pensar en los demás y su bienestar, y más que eso, es idear formas de ayudarlos a ser felices y motivarlos para que logren sus sueños.

El primer paso para servir al otro es la humildad, es estar consciente de las virtudes y defectos que tenemos, ya que podemos tener un tanto de uno y de lo otro. Cuando una persona logra ser humilde, se puede afirmar con certeza que logra poner los pies en la tierra, se acepta y sobre todo se responsabiliza de sus errores y encuentra una solución.

Un segundo paso es la sencillez, una virtud maravillosa ya que denota nobleza y madurez; quien es sencillo se muestra capaz de disfrutar de las pequeñas cosas y las agradece. No tiene ni sus expectativas, ni sus ambiciones puestas en algo demasiado elevado.

Para ondear la bandera de la sencillez, hay que ser adaptable y saber aceptarse. Estas características llevan a que todo fluya, sin intentar forzarlo o cambiar su curso.

Recuerda que el valor que tenemos como personas nos lo da la humildad y sencillez para tratar al otro de igual a igual, ya sea mi familia, mis colaboradores o mis clientes.