Cómo construir relaciones de afecto entre padres e hijos

En las relaciones de afecto que se establecen entre padres, madres e hijos un pequeño cambio de actitud puede hacer que enfados y conflictos impidan la generación de un apego seguro y confiable para los hijos.

Hoy te compartimos algunos consejos que puedes aprovechar para que esta relación se dé de una manera que transmita seguridad, amor y que sea duradera en el tiempo.

  • Prioriza el contacto físico. Aunque muchas veces lo olvidemos, buena parte de las relaciones se establecen mediante el contacto físico: besos, abrazos, caricias. Para los hijos también es importante tener estas muestras de cariño de manera espontánea, así contribuyes también con su autoestima.
  • Evitar los interrogatorios. Una de las técnicas que utilizan los padres y madres para intentar establecer comunicación con sus hijos es plantear una sucesión de preguntas, las cuales suelen ser contestadas de forma escueta o con monosílabos por los niños o jóvenes, hasta que se cansan y reaccionan con enfado. Esta es una táctica que hay que evitar, ya que no suele ser eficaz para dar pie a un diálogo fluido.
  • Gestionar los horarios. Muchas veces, el debilitamiento de los lazos que unen a padres e hijos viene propiciado por un mal horario. Todas las relaciones dependen de la práctica, no de la teoría, y si no se comparte tiempo juntos, no es posible estrechar lazos Es necesario hacer que el horario tenga una cantidad suficiente de tiempo para hacer vida de familia, disfrutando cosas juntos, como platicar, jugar, comer, etc.
  • Interesarse por su mundo. Muchos padres y madres asumen que es imposible entender nada de lo que pertenece a la generación de sus hijos. Esto, además de ser un error de cara a las relaciones familiares, es totalmente falso. Interesarse por sus cosas, sus gustos, sus problemas, es compartir, es verlos, entenderlos y hacerlos sentir queridos.
  • Mantener el celular y tableta lejos. Los smartphones y las tablets son dispositivos muy útiles en muchos sentidos, pero en las relaciones cara a cara son distractores que causan estragos en la calidad de la interacción. Es por eso que todo padre o madre que quiera compartir tiempo de calidad con sus pequeños debería ocuparse específicamente de que estos elementos permanezcan lejos en el momento de conversar y compartir momentos agradables juntos.
  • Muestra buena disposición. Si quieres hacer que el vínculo afectivo con tu hijo o hija cobre fuerza, demuéstralo dando los primeros pasos, aunque a veces tu orgullo u obstinación te echen para atrás. El intentar, permitirá un acercamiento entre padres e hijos.

Cocinar en familia

Una forma de estar cerca y de convivir con nuestros seres queridos, es por medio de la comida y cocinar en familia siempre es una buena idea.