La mágica relación entre padre e hija.

La autoestima de las niñas se construye desde muy temprana edad y depende en gran medida de la relación que construya con su padre. En este artículo te proponemos algunos consejos para lograr con éxito esta relación.

El vínculo entre padre e hija es determinante para su vida como adulta. Un vínculo sano contribuye al desarrollo de una mujer con autoestima, consciente no solo de su belleza sino también de su valor. Por contra, si la relación no es buena, puede que aquella niña se vuelva poco segura de sí misma.

Si eres padre de una niña, puedes poner en práctica lo siguiente:

  • Intenta fomentar su autoestima mostrándole tu amor y tu respeto, sin importar la edad que tenga tu hija.
  • Necesita que estés presente cuando ella manifieste una necesidad.
  • Encuentra tiempo para escucharla.
  • Manifiesta interés por sus actividades, sus pasiones, sus ideas y también por sus sentimientos, sus deseos y sus temores.
  • Respeta su vida privada, facilítale su propio espacio y escucha sus deseos en el momento adecuado para gestionar el desarrollo de su independencia.
  • Anímala a expresar sus pensamientos y acéptala tal y como es.
  • Trata a su madre con bondad y respeto. Tu hija necesita una imagen femenina de valor, digna de ser bien tratada, para tener una medida de su propia construcción personal.

Recuerda que una buena autoestima hará de tus hijas, mujeres adultas capaces de manifestar sus sentimientos, de ser fuertes y afrontar cualquier desafío que se presente y de ser una mujer de éxito.

Cocinar en familia

Una forma de estar cerca y de convivir con nuestros seres queridos, es por medio de la comida y cocinar en familia siempre es una buena idea.