El valor de la generosidad

Seguramente en muchas ocasiones has escuchado la frase “Haz el bien si mirar a quién”, pero ¿qué significa en realidad? Ayudar a los demás sin esperar nada a cambio es la máxima expresión de la generosidad, es un valor que nos impulsa a compartir con los demás.

La generosidad puede darse de 2 maneras, de forma material con acciones como algún donativo económico, regalar juguetes a niños, donar alimentos, etc. y la segunda forma, de manera intangible en donde una persona es generosa a través de sus acciones, por ejemplo, al ayudar a cruzar la calle a un anciano, escuchando a alguien que tiene problemas, al realizar algún voluntariado en beneficio de su comunidad.

En todos estos ejemplos está presente la generosidad ya que son buenas acciones, sin embargo, no debemos olvidar que si las hacemos para buscar el reconocimiento pierden todo el sentido.

Ser generosos no solo beneficia a quien recibe nuestra ayuda, sino también a nosotros mismos porque nos sentiremos satisfechos, y por curioso que parezca, las acciones de generosidad intangibles son las que dejan una mayor satisfacción como persona ya que te involucras más y ves el alcance de tu apoyo que al solo donar algo material.

El valor de la generosidad se aprende con el ejemplo, si tus hij@s observan tus buenas acciones, seguramente las practicarán también.

Este valor está al alcance de todos, podemos practicarlo con pequeñas acciones en familia, con amigos, en nuestra comunidad ayudando de corazón cuando lo necesiten y ayudándonos a nosotros mismos siendo mejores personas.

Cocinar en familia

Una forma de estar cerca y de convivir con nuestros seres queridos, es por medio de la comida y cocinar en familia siempre es una buena idea.